Chistes

Chistes Graciosos

Una madre va al colegio a hablar con el profesor de su hijo.
– ¿Por qué va usted a suspender a mi hijo?.
– Porque ha copiado descaradamente a su compañero.
– ¿Y cómo sabe usted que ha copiado mi hijo y no el otro chico?.
– Pues verá señora, porque las nueve primera respuestas eran exactamente iguales, pero cuando ha llegado a la última, el compañero de su hijo había puesto:
– No me la sé.
Y su hijo ha escrito:
– Yo tampoco.

¡Soldado Miralles!
¡¿Si, mi capitán?¡
No lo vi ayer en la prueba de camuflaje.
¡ Gracias mi capitán!

¿Por qué un tomate no toma café? porque toma te

En una cárcel, un preso comenta indignado a su compañero de celda:
– Es un poco ridículo lo que estan haciendo conmigo.
– ¿Por qué?.
– Porque me metieron aquí por robar pan, y ahora me lo traen gratis todos los días.

– Camarero, la cuenta.
– Cincuenta.
– ¿Sin cuenta?
– Fabuloso, ¡gracias y que la pase bien!

¿Alcohol? No, yo no tomo, esa palabra no está en mi vodkabulario, espera que la busco en la whiskypedia

– ¿Sabías que Beethoven dedicó su quinta sinfonía a su padre? 
– ¿Cómo lo sabes? 
– Fíjate en el comienzo: “Para papá…”

– Oye, ¿y tu país es seguro?
– Segurísimo. Seguro que te roban, te estafan o te secuestran…

Que guarda Darth Vader en su nevera??                                                    Helado OSCURO

– ¿Por qué vas dando palmas por la calle?
– Para espantar a los elefantes.
– Pero, ¡si no hay ninguno!
– ¡Claro! ¡Porque funciona!

Le dice la madre a la hija:
– Hija, dicen las vecinas que te estás acostando con tu novio.
– !Ay, mami! la gente es mas chismosa: una se acuesta con cualquiera y ya dicen que es el novio.

Pregunta de examen: ¿cómo desaparecieron los mayas?
Respuesta: los sustituyeron los leggins…

– oiga jefe que este mes me ha pagado de menos.
– sí, pero el mes pasado le pagué de más. 
– Exacto, un error se aguanta, pero dos…

Un señor decide averiguar qué es lo que hace un empleado suyo que sale a la calle sobre las 11 y regresa a la 1 cada día. Contrata a un detective y a la semana éste le dice:
– Cada día a la misma hora coge su coche, va a su casa, hace el amor con su mujer, se fuma uno de sus puros y vuelve al trabajo.
– Ah, menos mal, creía que podía estar haciendo algo malo en ese tiempo.
– Me parece que no me ha entendido, le voy a tutear: coge tu coche, va a tu casa…

– Oye, ¿qué es peor, la ignorancia o la indiferencia?
– Ni lo sé ni me importa…

Los Mejores Chistes 

Mama: Hijo te voy a contar una historia de miedo. Erase una vez una niña que se hizo caca encima, ¿te ha dado miedo?
Hijo: No
Mama: Pues ella se ha cagado.

– Estás obsesionada con la dieta.
– Pero qué dices Calorías.
– Carolina.
– Eso!!!

Un señor se monta en un bus y le pregunta al chofer
-Señor, hasta donde llega este bus
-buenos puesss… obvio que hasta la parte de atras

Entra un señor en un bar y el camarero le pregunta:
– ¿Qué quiere?.
– ¡Que qué quiero!, una casa más grande, tener más dinero, que mi mujer sea más guapa.
– No, hombre, ¿que qué desea?.
– ¡Que qué deseo!, tener una mansión, ser millonario, que mi mujer sea estupenda.
– ¡No hombre!. ¿Que qué va a ser?.
– ¿Que qué va a ser?. Yo prefiero que sea chica pero si es un niño, no me importa.
– ¡No hombre!. ¿Que qué va a tomar?.
– ¡Ah, hombre, eso se dice antes!. ¿Qué hay?.
– Pues nada, por aquí, siempre detrás de la barra…

– Doctor, ¿qué puedo hacer para que durante las vacaciones mi mujer no se quede embarazada? 
– Llévesela con usted.

– Mamá, mamá, qué pasa que papi está tirando todas las cosas por la ventanaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Tengo entendido que a las mujeres les encantan los hombres vestidos de uniforme. ¡No puedo esperar a que me vean trabajando en McDonald’s!

En un autobús repleto de gente, sube un hombre. Se coloca al lado de una mujer guapísima y le pone la mano en el pecho.
– Oiga, ¿podría poner la mano en otro sitio?- le dice la mujer-.
Y le contesta el hombre:
– No me provoque, no me provoque…

Ayer hacía tanto frío que hasta vi a un político con las manos en SUS propios bolsillos…

Le pregunta el marido a su mujer:
– Maria, si te tocaran cien millones con la quiniela, ¿me dejarías de querer?
– No, mi vida. Pero te echaría mucho de menos.

Un hombre se encuentra con un amigo por la calle y le dice:
– Manolo ¿qué te pasa que estás blanco?
– Nada Pepe, que vengo del médico y me ha dicho que deje de beber, fumar, hacer el amor…
– Y ¿qué vas a hacer?
– Pues qué quieres que haga Pepe, cambiar de médico.

– Mamá, mamá, en la escuela me dicen Laddy Gaga…
– ¿Quien, hija?
– ¡Alejandro, ale, alejandro, ale, alejandro!

– Mamá, mamá, ¿Cuándo vamos a comer pan de hoy en esta casa?
– Mañana, hijo, mañana…

El señor de la casa llama por teléfono y lo coge la asistenta:
– ¿Ha llamado algún pesado, Maruja?
– No, es usted el primero.

En el baile de oficiales de un cuartel un joven capitán le dice a la esposa del general:
– ¿Me permite sacarla, señora?
– De acuerdo, pero antes bailemos un rato…

Chistes Muy Graciosos 

– Así que eres un experto en música clásica.
– Sí.
– ¿Y qué te parece la Zarzuela?
– ¡La de marisco está buenísima!.

Dos señoras hablando de sus cosas:
– A mí lo que me da mucha rabia es que me cuenten un chiste y me dejen a medias.
– Pues yo lo que no soporto es que me dejen a medias, y encima me quieran contar un chiste.

– ¿Qué tal he hecho el examen de levitación?
– Está usted suspendido, enhorabuena.

¿Sabéis cómo llaman a los hombres operados de vasectomía?
Sacarinos, porque endulzan pero no engordan.

Un padre con dinero envió a su hijo pequeño a Viena para que le enseñaran a tocar el clarinete. Cuando el hijo volvió, a los dos años, el padre le pidió a un amigo melómano que lo escuchara para darle su opinión. Así lo hicieron y después de que el niño acabara. el padre le dijo a su amigo:
– ¿Qué te parece la ejecución? 
– Hombre, un poco fuerte. Yo creo que dos bofetadas serían suficientes.

Un hombre que se llama están y una mujer que se llama pida
tienen una hija y le llaman estampida.

Eran dos amigos que se encuentran y uno le dice al otro:
– ¡Cuánto tiempo, Manolo!. ¿Dónde vives ahora?
– En Leganés, contesta.
– ¿Ah sí?, ¿Y has visto al monstruo?

– Manolo, me han regalado mil palomas.
– ¿Mensajeras?
– No, no te exagero, mil palomas.

Un hombre de bilbao le dijo a otro tambien de bilbao :
Yo trabajo de carpintero y tu?
Bueno ya me te tirado pero…
Yo de leñador-dijo el otro
Y donde trabajabas?
Pues en el Sahara-respondio 
Pero si en el Sahara no hay arboles
¡Coño ahora!

Un tipo entra en una tienda y se compra un boomerang. Al ir a pagar, le dice a la empleada:
– Oiga señorita, quizá pueda ayudarme. ¿Sabe usted cómo demonios puedo deshacerme de mi antiguo boomerang?

– Buenas, ¿me da pañuelos de papel?
– ¿De Clinex?
– Panuelo panuelorum, panuelae.

El juez le dice a la acusada en el juicio:
– Señora, pero ¿cómo pudo matar a su marido después de 45 años?
– Mire usted señor juez, pues nada, que un día por otro lo vas dejando, lo vas dejando…

¡Uruguay empieza con U y termina con T!

Que tienen en común un chicle y un avión
Si quieres saber la respuesta dame un corazón.

Que hace una vaca en una mina
Si quieres saber la respuesta dame corazones

Chistes Buenísimos 

¿Cómo se llama la máquina que hace Antonios?

Antonio Machín.

– ¡Camarero, cobra!
– ¡Y tú víbora!

Una persona llega a un restaurante y le dice al mesonero
– Señor por favor me puede traer una langosta a la plancha
Y el mesonero le responde:
– Como no enseguida
Al rato le trae su langosta y se va. Al rato el señor enojado lo llama:
– ¡Mesonero!
– Si dígame
– Mire dígale al cocinero que se meta esta langosta por el culo
– Señor se va a tener que esperar, porque tiene por delante un arroz con pollo, una carne con papas y un pasticho.

Un hombre entra en un Bar y el camarero le dice:
– Usted me dirá…
– Pues no estoy seguro, creo que un metro ochenta o por ahí

Camarero, camarero, ¿esto es cordero o es pollo?
– ¿No lo puede distinguir por el sabor?
– ¡No!
– ¿Entonces porque se queja?

Están dos conocidos en una sala de un velatorio y ven entrar a un viejito de unos 80 años en silla de ruedas, entonces uno le dice al otro: 
– ¿Sabes cómo llaman a ese señor? 
– ¿Cómo? 
– Película nueva. 
– ¿Por qué? 
– Próximamente en esta sala.

Paco era un gallego que tenía un gran amigo argentino, Juan. En un viaje que hiciera Paco a su tierra natal, sufrió un infarto y murió. Juan se entera y decide tomarse un avión e ir al funeral de su amigo en Galicia. Al llegar al lugar donde estaban velando al muerto, Juan nota que junto al cajón se encuentra un tarro enorme lleno de crema facial y lo más curioso es que los dolientes, luego de darle el pésame a la madre de Paco, introducían la mano dentro del pote y luego procedían a embarrar al difunto. Juan, por respeto, decide hacer lo mismo, pero fue tanta su curiosidad que se acerca cuidadosamente a la madre y en voz baja le pregunta: 
– ¿Por qué los dolientes le están untando crema a Paco? ¿Fue por alguna petición especial o es una tradición acá en Galicia?
La anciana le da una mirada de consternación y le contesta:
– ¡Joder…, pero bueno! ¿Ud. no sabía que Paco pidió que lo cremasen?

En el entierro de un multimillonario, una mujer estaba llorando desesperadamente, y el cura le pregunta:
– ¿Era usted una familiar muy cercana?, ¿verdad?
– No.
– Y, entonces, ¿por qué llora?
– Pues por eso mismo, padre.

Se encuentran Maripily y Carolina en una funeraria, y ‘Caro’, le pregunta a su amiga:
– ¿Y de qué murió tu amigo?
Y responde Maripily:
– Creo que en una pelea, porque afuera dice ‘sepelio’, pero no dice con quién…

A un hombre se le muere la suegra y se dirige al periódico para publicar el obituario. El hombre entra a la oficina de anuncios y dice:
– Quiero poner un anuncio por la muerte de mi suegrita.
– Muy bien señor, le adelanto que son 10 euros por palabra.
– Murió Josefina.
– Disculpe, creo que no me expliqué bien, son mínimo 5 palabras, o sea 50 euros.
– Pero yo sólo quiero gastar 20 euros.
– Ya le dije que no puede ser, así que si quiere se va un rato y vuelve con las 5 palabras…
El hombre se va molesto y regresa a los 10 minutos y dice:
– Ya sé que poner en el anuncio
– Si, dígame
– Murió Josefina
– ¿Y las otras 3 palabras?
– ¡Vendo Toyota Corolla!

Un irlandés se muere y sus tres mejores amigos, un irlandés, un
escoces y un judío van al funeral. Al acabar la misa, el escoces dice:
– Es una vieja tradición escocesa el dejar al difunto un poco
de dinero para sus necesidades en la otra vida.
Y deja un billete de 20 dólares en el féretro. Entonces el
irlandés dice:
– Bueno, esto no es una tradición irlandesa, pero que no se diga
que un escoces ha sido más generoso que un irlandés.
Y deja 30 dólares en el féretro. 
Entonces el judío dice:
– Bueno, pues yo no voy a ser menos.
Entonces coge los $50 del féretro y en su lugar deja un cheque por
$100 pagables al muerto.

Un señor iba al funeral del hermano de un amigo. Cuando llegó al funeral, todavía no empezaban y el señor aprovechó para preguntarle a su amigo:
– ¿Cómo se murió tu hermano?
– Tiró un cigarro por la azotea.
– ¿Y por qué se murió por tirar un cigarro?
– Es que se le olvidó soltar el cigarro.

Llega un señor a un velorio y encuentra a dos personas que comentaban al lado del ataúd: 
– Y pensar que regalaba tanta salud. 
– Y la verdad que la regaló toda, contesta él.

– ¿Me pone un café solo?
– Sí, ¡todos fuera! 

El Jefe está contando chistes y todos los empleados se están riendo.
Pero hay uno que no se ríe. Entonces el jefe le pregunta:
– ¿Qué pasa? ¿Por qué no te ríes? ¿No te hacen gracia los chistes?
– Es que yo, ya estoy fijo.